Especial Playas
 
 
MALDIVAS
CONSULTAR TARIFAS  ]
LUNA DE MIEL RECORRIENDO MALDIVAS

El Programa incluye

  • Pasaje aéreo Ezeiza / Kuala Lumpur / Maldivas / Kuala Lumpur / Ezeiza volando con Malaysian
  • Traslado Aeropuerto / Hotel / Aeropuerto en speed boat en Maldivas
  • 6 noches de alojamiento en Maldivas con desayuno
  • 1 noche de alojamiento en Mahe
  • Asistencia al viajero - Assist Card

Información

Los complejos turísticos del archipiélago de las Maldivas atraen al visitante con la promesa de ofrecerle "el último paraíso sobre la Tierra". Quienes por paraíso entiendan prístinas islas tropicales donde se balancean las palmeras, playas de arena blanca y vistosas lagunas color turquesa no se sentirán defraudados al visitar estas islas. Asimismo, se trata de uno de los principales destinos para los aficionados al submarinismo, que acuden atraídos por la belleza de sus arrecifes de coral y la riqueza de su vida marina. No obstante, no son aptas para mochileros con un bajo presupuesto o para aficionados a la antropología que deseen viajar de forma independiente y vivir a imagen y semejanza de los lugareños. En Maldivas, el turismo está controlado de forma escrupulosa; las líneas directrices del plan de gestión turística señalan el entorno submarino y el factor Robinson Crusoe como sus principales atractivos, pero éstos se consideran incompatibles con el turismo de masas, bajo presupuesto y a gran escala. La falta de recursos locales obliga a importar una gran parte de las necesidades del visitante, desde mobiliario a verdura fresca, por lo que este destino no puede competir a nivel de precios. La estrategia utilizada se ha basado en desarrollar un número limitado de centros de calidad en cada isla deshabitada, libres del tráfico, la delincuencia y el mercantilismo desenfrenado.
La estrategia turística de Maldivas pretende igualmente minimizar los efectos perniciosos del turismo sobre las comunidades musulmanas tradicionales. Los viajeros pueden realizar breves visitas guiadas a los pueblos pesqueros, para luego regresar a su centro contratado. La mayoría se sienten satisfechos de poder entrever la vida y cultura locales, pero aquellos que deseen permanecer más tiempo, o viajar a los atolones situados fuera de las zonas de recreo, deberán argüir una razón de peso y disponer de un permiso especial junto al aval de un lugareño. Resulta difícil imaginar qué beneficio podrían obtener las comunidades ajenas a las largas estancias de un número incontrolado de turistas.
Guste o no, esta industria turística tan rígidamente controlada ha logrado un enorme éxito: existen más y mejores centros turísticos, el número de visitantes se incrementa constantemente y el impacto sobre el entorno natural y social es mínimo. Maldivas es reconocida a nivel internacional como un modelo de desarrollo turístico sostenido respetuoso con el medio ambiente.


 

Lunas de Miel >> Listas de Regalo >>